jueves, 9 de junio de 2016

COMO SE LIBRÓ DE SU PROBLEMA./FARID.

  Juan Francisco iba a la Iglesia y escuchaba las prédicas. Poco a poco su salud fue mejorando y su espíritu también se fortalecía. Un día cuando escuchó una prédica sobre ¨El amor por nuestros semejantes¨, decidió practicar esas sabias enseñanzas. Visitó a su ex-amigo Julio y ante la sorpresa de éste le pidió excusas por haberlo ofendido. El amigo le respondió que no se preocupara por eso, que comprendía que debido a su estado alterado de salud había actuado como lo hizo. De nuevo comenzó una excelente amistad. Después Julio G., estuvo dispuesto a prestarle dinero a su amigo para que reactivara sus negocios y además lo asesoró en todo cuanto le fue posible. Cuando Juan Francisco, varios años después de lo sucedido me comentó esta experiencia, se había librado totalmente de sus pensamientos negativos, convirtiéndose en un próspero comerciante. Me contó que el Poder Divino obra milagros, si uno busca su ayuda y protección y además hace la diligencia para lograr sus metas.

¨LA ENVIDIA ES UN VENENO DEL ALMA QUE NO DEJA PROGRESAR, NO ENVIDIES A TUS SEMEJANTES, TRABAJA CON FE, CONVICCIÓN Y VOLUNTAD, DESEA EL BIEN PARA TODOS Y SERAS FELIZ¨. Al que trabaja y produce hay que dejarlo trabajar y producir. Hacer lo mismo, trabajar y no envidiarlo jamás.

Los poderes más importantes son los interiores y estos los podemos y debemos desarrollar.

JOSÉ FARID H.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada