sábado, 28 de mayo de 2016

UNA INTERIOR CADENA.


Una interior cadena de suspiros
al cuello llevo crudamente echada,
y en cada ojo, en cada mano, en cada
labio dos riendas fuertes como tiros.


Cuando a la soledad de estos retiros
vengo a olvidar tu ausencia inolvidada,
por medio de un poquito, que es por nada,
vuelven mis pensamientos a sus giros.


Alrededor de ti, muerto de pena,
como pájaros muertos los extiendo
y en tu memoria pacen poco a poco.


Y angustiado desato la cadena,
y la voz de las riendas desoyendo,
por el campo del llanto me desboco.

MIGUEL HERNÁNDEZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada