martes, 10 de mayo de 2016

RUTINA DEL ESTADO ALFA.RELAJACIÓN PROFUNDA.

  Mira hacia arriba en un ángulo de unos veinte grados y fija la vista en un punto. Levantar la mirada te ayuda a conseguir el estado alfa. A continuación cierra los ojos y escucha mi voz.
Ahora mismo deseas experimentar la sensación de una relajación profunda... Deseas estar más relajado de lo que has estado nunca. Una relajación profunda es muy saludable... y le permite a tu cuerpo nutrirse y sanarse así mismo... Una relajación profunda le permite a tu mente regenerarse.
Respiras profunda y lentamente..., muy lentamente. Relajarse es fácil... Todo lo que tienes que hacer es dejarte llevar...; que tus músculos se relajen.
Con la relajación profunda llega la sensación de gravidez y quietud..., un calor agradable... y calma... y placer. Te sientes más pesado ahora. Te has dejado llevar... Déjate llevar.
Visualiza una esfera de luz blanca, cálida. Solo con verla te invade una sensación de sosiego muy agradable. Visualiza que esta esfera de luz blanca entra en tu cuerpo por los pies. A medida que esta luz entra en tu cuerpo, sientes los pies más pesados... Siente cómo se relaja cada dedo..., cómo un calor agradable penetra a través de ellos. Ahora permite que tus pies se relajen. Siéntelos anclados en el suelo. Esta esfera de luz y su sensación de gravidez y calor suben por tus tobillos..., pantorrillas... y muslos. Tus piernas están ahora relajadas.
Esta apacible esfera de luz y esta ola de relajación suben ahora por tus caderas. La sensación de gravidez es agradable. Y te sientes muuuuy bien. La relajación es profunda, profunda y saludable. Simplemente déjate llevar..., déjate llevar..., deja que tu cuerpo se relaje. Permite que tu cuerpo y tu mente alcancen un estado natural y saludable.
Ahora esta esfera de luz cálida y agradable sube por tu torso, y sientes cómo una relajación profunda y penetrante se extiende por tu espalda. Los músculos de tu espalda están ahora relajados..., muy relajados. Siente cómo se relajan y se vuelven pesados. Siente cómo se hunden tus hombros mientras pesan más y más. Ahora, relaja los músculos del estómago y el pecho. Mientras lo haces, siente cómo tu torso pesa más..., siente el efecto de la gravedad. Tu cuerpo está completamente relajado. Te sientes maravillosamente bien... Solo déjate llevar..., déjate llevar completamente. Todos los músculos internos están relajados. Ahora visualiza cómo esta esfera de luz cálida se expande por tu cabeza y tus brazos. Relaja los músculos del cuello. Siente cómo tu cuello se vuelve más pesado y se relaja más y más. Mantén solo el tono muscular necesario para sostener el cuello en una posición cómoda. Siente ahora cómo esta relajación baja por tus brazos y tus manos... hasta la punta de los dedos. Tus brazos están completamente relajados..., tus dedos están completamente relajados..., laxos... Tus dedos están laxos y pesados.
Ahora permite que esta sensación de relajación se expanda por tu mandíbula. Siente cómo se relaja tu garganta y tu lengua y se acalla tu diálogo interno. Y finalmente siente cómo se relaja tu cuero cabelludo. Ahora estás completamente relajado..., cada músculo..., cada célula de tu cuerpo está relajada. Te sientes cómodo..., te sientes satisfecho. Este es un estado placentero..., muuuuy placentero..., muuuuy sosegado..., muy cómodo. Tu cuerpo entero disfruta con esta sensación... Disfrutas de este estado de relajación profunda alfa.
Con cada relajación estás más y más relajado. Con cada respiración te sientes mejor, más a gusto y más feliz. Ahora visualiza una escena agradable... Te ves a ti mismo en una playa de una preciosa isla tropical. Siente el calor del sol en tu cuerpo. Siente la calidez de la arena en tus pies descalzos. Siente cómo la arena caliente se desliza entre los dedos de tus pies a medida que los hundes en ella. Estás sentado en una cómoda y lujosa tumbona... Te sientes muy a gusto..., totalmente en paz. Contemplas el océano. El agua está calmada y serena. Un suave oleaje se mueve al ritmo de tu respiración..., un ritmo lento y relajante. Al espirar, liberas las pequeñas tensiones que permanecían en tu cuerpo. Cada vez que exhalas, se afloja un poco más la tensión, que fluye hacia fuera de tu cuerpo. Cada vez que exhalas... estás más y más relajado.
Huele el aire fresco salado... Siente el suave roce de la cálida brisa tropical. Oyes las gaviotas en la distancia... Puedes verlas volando de un lado para otro cerca de la costa. Oyes el susurro de la brisa al pasar por entre las hojas de las palmeras que bordean la playa. Observa cómo la brisa tropical mece suavemente las esbeltas palmeras.
Recoge un puñado de arena y déjalo caer de nuevo en la playa. Mira cómo cae sin esfuerzo y forma un montón. El montón de arena no ofrece resistencia alguna..., en él no hay ninguna tensión.
Tus ojos se regocijan en los intensos colores azules y verdes del agua cálida, clara y poco profunda de los arrecifes de coral. Estás muuuuy relajado... Cada músculo de tu cuerpo está distendido... Sientes cada parte de tu cuerpo pesada y relajada... Sientes una agradable sensación de bienestar por todo tu cuerpo como resultado de una circulación perfecta. Regodéate en esa sensación... Disfruta de este estado mental. Sabes que es un estado saludable... y que tu cuerpo está rejuveneciendo..., sanando... fácilmente y sin esfuerzo.
Cada vez que te relajas..., cada vez que entras en este estado que es tu santuario..., la relajación es más y más fácil. Cada vez que practicas la relajación profunda, te relajas más rápido y entras más profundamente en un estado mental saludable... las sensaciones son cada vez más intensas y placenteras. Cada vez que practicas la relajación profunda consigues llegar a un lugar donde estás sereno, feliz, y te sientes más sano.
Los ruidos y otras distracciones solamente actúan como señales para que te relajes aún más. Cada vez que oyes un ruido, entras más profundamente en tu santuario y te sientes más relajado. Toda tensión se diluye. Estás completamente relajado..., sereno..., feliz..., satisfecho.
En caso de emergencia, estarás alerta y activo. Tu mente subconsciente reconoce cualquier emergencia de forma instantánea e inmediatamente te lleva a un estado de alerta.
Te hallas en un estado mental alfa natural y saludable..., abierto a sugestiones saludables y positivas. Tu mente solo acepta sugestiones positivas, para tu beneficio y el de todo el mundo.
Retornas a esta sensación de relajación..., a tu santuario, cada vez que piensas en la palabra ¨ALFA¨ con la intención de volver a este estado de serenidad de cuerpo y mente. El "alfa" que oigas en una conversación corriente es distinto y no está relacionado con este efecto. La palabra "ALFA" es efectiva solamente cuando tienes la intención de relajar tu cuerpo y tu mente por completo, como ahora, y entrar en este estado mental natural.
Cada vez que desees deshacer la tensión de tu cuerpo..., cada vez que, estés donde estés, desees tranquilizarte y serenarte, junta simplemente los dedos pulgar e índice. Cada vez que quieras sentirte relajado, junta los dedos pulgar e índice. Lo asociarás a esta sensación de calma..., serenidad..., relajación..., felicidad... y bienestar. Juntar los dedos pulgar e índice te relaja. Cada vez que desees relajarte durante el día, estés donde estés..., cada vez que desees eliminar la tensión del cuerpo, junta simplemente los dedos pulgar e índice. Juntar esos dedos es una señal que te lleva a un estado de equilibrio y serenidad total.
Ahora te sientes maravillosamente bien..., relajado... Te sientes sano y completo..., rejuvenecido..., descansado y feliz, y empiezas a despertarte. Cuando cuente hasta tres, estarás completamente despierto y con los ojos abiertos. Uno..., dos..., te sientes descansado y radiante, tres..., ¡estás despierto y alerta!

HARRY W CARPENTER.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada