viernes, 6 de mayo de 2016

DOMINGO.

   La pregonera vocinglería de la esquina de vuelta, cercana ya, ya distante, resuena en el cielo de la mañana de fiesta como si todo el azul fuera de cristal. Y el campo, un poco enfermo ya, parece que se dora de las notas caídas del alegre revuelo florido.

     Todos, hasta el guarda, se ha ido al pueblo para ver la procesión. Nos hemos quedado solos Platero y yo, ¡Qué paz! ¡Qué pureza! ¡Qué bienestar! Dejo a Platero en el prado alto y yo me echo, bajo un pino lleno de pájaros que no se van, a leer. Omar Khayam...

    En el silencio que queda entre dos repiques, el hervidero interno de la mañana de septiembre cobra presencia y sonido. Las avispas orinegras vuelan en torno de la parra cargada de sanos racimos moscateles, y las mariposas, que andan confundidas con las flores, parece que se renuevan, en una metamorfosis de colorines, al revolar. Es la soledad como un gran pensamiento de luz.

    De vez en cuando, Platero deja de comer y me mira;... Yo, de vez en cuando, dejo de leer, y miro a Platero...

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada