lunes, 11 de abril de 2016

VENCE EL MIEDO CON LA FE Y LA CONVICCIÓN.

  Piensa que no le temes a nada y tu Subconsciente percibirá esta idea y te ayudará a desalojar el miedo de ti. Ten fe. Repite mentalmente: ¨Nada es temible¨. ¨Todo va bien¨. ¨El mal desaparece¨. ¨Los problemas se desvanecen¨. Medita que en adelante todo irá bien para ti; que todo será maravilloso. Espera pacientemente. Las mejores condiciones de otros no deben provocar tu envidia. Esta es un veneno que estorbará tus posibilidades de mejoramiento. Si piensas que todo está bien y que tus condiciones de vida son excelentes, así vas a sentir y estarás contento(a) y tranquilo(a). Esto te ayudará a movilizar tus capacidades y esfuerzos para alcanzar el triunfo de tus metas.

La mayoría de las preocupaciones y miedos que nos atormentan no tienen nada que ver con las situaciones verdaderamente graves. Surgen penas de la evaluación que nosotros les damos en dependencia de nuestras inclinaciones, costumbres y el humor del momento. Y son instigadas especialmente por los pensamientos negativos, las tendencias agresivas, el egoísmo y la ambición.

Medita que vas a eliminar las tensiones, preocupaciones y miedos, pacientemente conservando la tranquilidad y la calma. En vez de fijar tu atención en las fuentes de ansiedad imaginaria y sin fondo, más bien no les prestes ninguna atención, y sumérgete en los rayos de las energías psicocósmicas positivas, sujetándote firmemente a la idea de que ¡Todo está marchando maravillosamente bien para ti! Ten fe y convicción en que vencerás tus temores.

Cualquier suceso que generalmente excita tu miedo, pierde todo su peso desagradable, si logras detener los pensamientos de angustia y comienzas intencionalmente a pensar que conservarás la serenidad y la calma; que podrás enfrentar la situación con domino propio y sentido común, y diriges tus pensamientos hacia algo positivo, como son las ideas de esperanza, fe y valor.

Lee libros que te orienten para tener más confianza en Dios y en ti mismo. Ve comedias ligeras, amenas; películas optimistas y alegres. No admitas nunca una idea de temor y preocupaciones. No seas tu propio enemigo.

Llamamos destino a todo cuanto limita nuestro poder.
Emerson.

JOSÉ FARID H.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada