lunes, 4 de abril de 2016

FRASCO VÉLEZ. J.RAMÓN.

  Hoy no se puede salir, Platero. Acabo de leer en la plazoleta de los Escribanos el bando del alcalde:

¨Todo Can que transite por los andantes de esta Noble Ciudad de Moguer sin su correspondiente Sálamo o bozal, será pasado por las armas por los Agentes de mi Autoridad¨.

Eso quiere decir, Platero, que hay perros rabiosos en el pueblo. Ya ayer noche he estado oyendo tiros y más tiros de la ¨Guardia municipal¨, nocturna consumera volante, creación también de Frasco Vélez, por el Monturrio, por el Castillo, por los Trasmuros.

Lolilla, la tonta, dice alto, por las puertas y ventanas, que no hay tales perros rabiosos, y que nuestro alcalde actual, así como el otro, Vasco, vestía al Tonto de fantasma, busca la soledad que dejan sus tiros, para pasar su aguardiente de pita y de higo. Pero ¿y si fuera verdad y te mordiera un perro rabioso? ¡No quiero pensarlo, Platero!

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada