miércoles, 2 de marzo de 2016

VOLUNTAD,FUERZA Y F. DE V.

  La mente consciente ¨se da cuenta¨ de su entorno. Conoce personas, sitios, condiciones y hechos. La mente consciente sabe que sabe. Tiene el conocimiento de que somos nosotros y estamos aquí.
Lo más importante es que la mente consciente tiene voluntad. La voluntad es la habilidad de iniciar y dirigir un pensamiento o acción. La voluntad les da dirección a tus pensamientos. Los humanos gozamos de libre albedrío.
¡Ah! ¡Pero la mente subconsciente tiene el poder! Un artículo publicado en Psychology Today en agosto de 1974 decía que ¨hemos descubierto que el cerebro es una fuente de energía eléctrica¨. El cerebro genera unos veinticinco vatios de potencia. La mente subconsciente transmite esta energía en forma de impulsos, emociones, tics nerviosos, etc.
Esta energía de la mente subconsciente es inagotable; tu mente funciona las veinticuatro horas del día, toda tu vida.
Lo maravilloso es que funciona sin esfuerzo. No se requiere de ningún afán consciente. El esfuerzo consciente, no importa que sea bienintencionado, lo único que hace es obstaculizar el poder de la mente subconsciente.
Hacer algo conscientemente requiere esfuerzo. ¿Recuerdas el trabajo que te supuso aprender algo por primera vez? Por ejemplo, te llevó un tiempo aprender a atarte los cordones de los zapatos. Las primeras veces es complicado. Imagínate si tuvieras que explicárselo por escrito, paso a paso, a alguien que nunca ha visto un lazo.
Una vez que te acostumbras a hacer el lazo -es decir, una vez que la tarea fue delegada a tu mente subconsciente se convirtió en algo fácil. Tan fácil que no tienes que pensar en ello mientras lo haces. Es más, probablemente ni te acuerdas de haberlo hecho, porque lo haces subconscientemente.
Un saltador de altura, al ser entrevistado en la televisión después de haber batido un récord, dijo: ¨No recuerdo mi salto récord, pero cuando empecé a saltar sabía que sería un éxito¨. No lo recordaba porque había saltado de forma inconsciente. Dejó que su mente subconsciente se encargara de todo. La mente subconsciente puede hacer todas las operaciones sin ningún esfuerzo mental. Si hubiera saltado usando su mente consciente, habría supuesto un esfuerzo para él y no lo habría hecho tan bien.
El mejor libro sobre este tema es El juego interior del tenis, de Timothy Gallwey (Editorial Sirio). Que el título no te llame a engaño; si no juegas al tenis, simplemente tacha mentalmente esa palabra y sustitúyela por cualquier otra actividad que te motive y te sea familiar. Gallwey explica por qué la mente consciente no puede efectuar bien tareas como darle a una pelota de tenis (o de golf, o conducir un coche), mientras que la mente subconsciente puede hacerlo fácil y perfectamente cuando la mente consciente no interfiere. Este es el truco; mantenerla al margen.
Por tanto, la mente consciente tiene la voluntad y la mente subconsciente, el poder. Cuando ambas están en armonía, tienes el poder y la voluntad, es decir, la fuerza de voluntad. Entonces estás centrado, tu mente actúa como una sola.
Pero cuando la mente consciente y la mente subconsciente están en conflicto, no tienes fuerza de voluntad. Tu mente está disociada. La mente consciente no puede dominar directamente a la subconsciente.
Emile Coué (1857-1926) se hizo célebre en Europa por su peculiar método curativo. Él creía en una técnica que consistía en ¨parlotear¨ (hablar rápido y de forma confusa para aburrir a la mente consciente y que dejara de prestar atención). Afirmaba que si se repetía de este modo una afirmación, esta calaba en la mente subconsciente y era completamente aceptada. Con seguridad, habrás oído una de sus afirmaciones más conocidas: ¨Día a día, en todos los aspectos, me va mejor y mejor¨.
Coué señaló: ¨Cuando la voluntad y la imaginación están en conflicto, la imaginación siempre gana¨. Es decir, cuando la mente consciente y la mente subconsciente están en conflicto, la mente subconsciente es siempre la ganadora. Esto sucede porque tiene el poder (tiene poder eléctrico y químico) y es más grande.
Cuando una persona con sobrepeso decide ponerse a dieta, si no resuelve su deseo de comer en exceso, su mente subconsciente terminará ganando. Si pierde algo de peso, volverá a recuperarlo. Puede que tenga la voluntad de no comer ese postre delicioso, pero la ¨necesidad¨ de su mente subconsciente ganará. Se lo comerá.
Tu tarea es aprender cómo funciona la mente subconsciente y usarla a tu favor. Ella tiene el poder de dominarte, pero no es tan inteligente como tu mente consciente. Aprenderás a hacer que sea el genio y no el amo.

HARRY W.CARPENTER.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada