miércoles, 2 de marzo de 2016

DEL CAMINO. PRELUDIO.


XXXV

      Al borde del sendero un día nos sentamos.
Ya nuestra vida es tiempo, y nuestra sola cuita
son las desesperantes posturas que tomamos
para aguardar... Mas ella no faltará a la cita.

XXXVI

      Es una forma juvenil que un día
a nuestra casa llega.
Nosotros le decimos; ¿por qué tornas
a la morada vieja?
Ella abre la ventana, y todo el campo
en luz y aroma entra.
En el blanco sendero,
los troncos de los árboles negrean;
las hojas de sus copas
son humo verde que a lo lejos sueña.
Parece una laguna
el ancho río entre la blanca niebla
de la mañana. Por los montes cárdenos
camina otra quimera.

ANTONIO MACHADO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada