martes, 8 de marzo de 2016

AUTORRELAJACIÓN PROFUNDA.

  Los ejercicios de condicionamiento presentados en estas lecciones -que se incluyen al final de cada lección- son similares a otros procedimientos que reciben diferentes nombres. El más común es la autohipnosis. Me gustaría llamarlo de otra manera porque la palabra ¨hipnosis¨ tiene connotaciones negativas. Normalmente suele asociarse con el control mental o con hacer el ridículo frente a una audiencia. Pero eso es reduccionista. Para empezar, nadie sabe qué es realmente el hipnotismo. Kreskin, un conocido ¨mentalista¨ (no quería que lo llamaran hipnotizador), ofreció cien mil dólares a quien pudiera demostrar de forma concluyente la existencia del ¨trance hipnótico¨. Nadie cobró ese dinero. Kreskin nunca hace entrar en trance a nadie y sin embargo tiene mucho éxito sembrando sugestiones en la mente subconsciente de la gente.
Ernest Rossi expone en su libro The Psychobiology of MindBody Healig (1993): ¨Desde su implantación hace más de doscientos años, ha sido imposible hallar un acuerdo general entre los profesionales respecto a qué es la hipnosis. ¡No se ha concebido ninguna definición ni prueba empírica capaz de evaluar ni siquiera si existe un estado hipnótico!¨. Algunos expertos aseguran que tal estado no existe.
  Así que no nos preocupemos por cómo se llame este método. ¨Autoalfamación¨ (acabo de inventarme esta palabra) sería un término que describiría bien el proceso, pero nadie sabría de qué estoy hablando. Estos ejercicios son técnicas sencillas para que puedas entrar en estado alfa y sembrar sugestiones en tu mente subconsciente.
Cuando practiques la relajación profunda, obtendrás el beneficio añadido de que dormirás mejor. Se ha demostrado que dormir bien mejora la salud, la memoria y la disposición. Mucha gente que practica la relajación profunda asegura que necesita menos horas de sueño.

HARRY W. CARPENTER.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada