jueves, 18 de febrero de 2016

LA AUTOIMAGEN, CLAVE DEL ÉXITO.



  Desde muy niños se nos ha programado para bien o para mal nuestro. Por medio de bombardearnos con ideas, benéficas o maléficas, las cuales nos han hecho tal como somos. Y ya tenemos una autoimagen definida sobre lo que creemos ser.

A muchos niños se les dice: ¨Tú no sirves para nada, porque no aprendes con prontitud tus lecciones¨, ¨No haces bien lo que se te ordena¨, ¨No tienes habilidad para hacer las cosas¨. A ese niño se le está programando para que sea un fracasado, aunque los padres o representantes no estén conscientes de ello. Tal niño irá creciendo con la idea, en forma conciente o inconsciente, de que no sirve para nada. Irá creando su propia imagen, de acuerdo con las sugerencias que se le dan a toda hora. Por lo tanto no logra aprender las lecciones como los otros niños, y lo más probable es que fracase en los estudios, y también en el cumplimiento de algunos deberes de orden doméstico.

Este chico al no poder rendir lo suficiente en el estudio y en el trabajo, tomará rumbos inciertos. Tal vez buscará compañías de otros muchachos de su misma edad, dados a la holgazanería y la pereza. No se educó ni se le obligó a tener responsabilidades, y fue convenciéndose de que no podría hacer algo bueno. Sin embargo, sus compañeros de mal proceder, si lo convencieron de que la vida ilícita, los vicios y las malas costumbres eran lo mejor, ya que no requería esfuerzos de su parte, y darían muy buenos resultados.

JOSÉ FARID H.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada