domingo, 7 de febrero de 2016

EL LIBRO DE ORO.


-321-

  No hay desgraciado que no halle con suelo con la vista de otro más desgraciado.

-322-

  Carecemos de libertad para nacer a nuestro arbitrio.

-323-

  No es ofensa partir por medio con el más poderoso.

-324-

  De nuestras cosas, la que perdimos nos parece la mejor.

-325-

Muy sentida es la muerte en que el padre queda vivo.

SÉNECA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada