lunes, 15 de febrero de 2016

EDUCACIÓN.


  Nasrudin le entregó un cántaro a un muchacho y le dijo que fuera a sacar agua del pozo. Pero antes de que el muchacho se dispusiera a obedecerle, le dio una bofetada y le gritó: ¨¡Y ojo con dejarlo caer!¨

Alguien que lo había visto le dijo ¨¿Cómo puedes pegar a un pobre niño antes de que cometa una falta?¨

Y respondió Nasrudin: ¨¿Te parecería mejor que le pegara después de haber roto el cántaro, una vez que éste y el agua se hubieran perdido? Si le pego antes, lo recordará, y así se salvarán el cántaro y el agua.¨

ANTHONY DE MELLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada