sábado, 27 de febrero de 2016

DEL CAMINO. PRELUDIO.

XXXI

   Crece en la plaza en sombra
el musgo, y en la piedra vieja y santa
de la Iglesia. En el atrio hay un mendigo...
Más vieja que la iglesia tiene el alma.
   Sube muy lento, en las mañanas frías,
por la marmórea grada,
hasta un rincón de piedra... Allí aparece
su mano seca entre la rota capa.
   Con las órbitas huecas de sus ojos
ha visto cómo pasan
las blancas sombras, en los claros días,
las blancas sombras de las horas santas.

ANTONIO MACHADO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada