viernes, 12 de febrero de 2016

DEL CAMINO. PRELUDIO.

XXIX

   Arde en tus ojos un misterio, virgen
esquiva y compañera.
   No sé si es odio oes amor la lumbre
inagotable de tu aljaba negra.
   Conmigo irás mientras proyecte sombra
mi cuerpo y quede a mi sandalia arena.
   -¿Eres la sed o el agua en mi camino?
Dime, virgen esquiva y compañera.

ANTONIO MACHADO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada