martes, 23 de febrero de 2016

AUTORIDAD.



  La mujer se encontraba aquejada de un grave resfriado, y nada de cuanto le recetaba el médico parecía poder aliviarla.

¨¿No puede usted hacer nada para curarme, doctor?¨, le preguntó un día completamente frustrada.

¨Tengo una idea¨, dijo el médico. ¨Váyase a su casa, tome una ducha y, antes de secarse, quédese usted desnuda en medio de una corriente de aire.¨

¨¿Y con eso me curaré?¨, preguntó ella, llena de asombro.

¨No, pero agarrará usted una neumonía. Y eso sí puedo curarlo.¨

¿No te ha ocurrido nunca que tu guru te haya ofrecido el remedio para un mal que él mismo ha ocasionado?

ANTHONY DE MELLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada