viernes, 19 de febrero de 2016

AUTORIDAD.


  He aquí un cuento del místico de Calcuta Ramakrishna:

  Erase una vez un rey al que un sacerdote solía leerle todos los días el Bhagavad Gita. A continuación, el sacerdote le explicaba el texto y decía: ¨Oh, rey, ¿has comprendido lo que he dicho?¨

Y el rey nunca respondía ¨sí¨ o ¨no¨, sino que se limitaba a decir: ¨Más vale que primero lo hayas comprendido tú.¨

Lo cual afligía siempre al pobre sacerdote, que se había pasado horas preparando su lección diaria para el rey y era consciente de que sus explicaciones eran perfectamente lúcidas y claras.

Pero el sacerdote era un sincero buscador de la Verdad. Y un día, mientras se hallaba meditando, comprendió de pronto el carácter ilusorio -la realidad relativa- de todas las cosas; casa, familia, riquezas, amigos, honor, reputación y todo lo demás. Y lo vio con tal claridad que en su corazón se apagó todo deseo de semejantes cosas.
Entonces decidió dejar su patria y emprender una existencia de asceta errante.

Y antes de marcharse envió al rey el siguiente mensaje:
¨Oh, rey, al fin he comprendido.¨

ANTHONY DE MELLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada