domingo, 24 de enero de 2016

FIN DE UN AMOR.


No sé si es cumplió ya su destino,
si alcanzó perfección o si acabado
este amor a su límite ha llegado
sin dar un paso más en su camino.


Aún le miro subir, de donde vino,
a la alta cumbre donde ha terminado
su penosa ascensión. Tal ha quedado
extático un amor tan peregrino.


No me resigno a dar la despedida
a tan altivo y firme sentimiento
que tanto impulso y luz diera a mi vida.


No es su culminación lo que lamento.
Su culminar no causa la partida,
la causará, tal vez, su acabamiento.

(Fin de un amor, 1949)

MANUEL ALTOLAGUIRRE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada