domingo, 8 de noviembre de 2015

DE NORTE A SUR.


Mientras los caballos corren por las praderas
y los barcos piratas se esconden entre hielos
guardando sus tesoros bajo las noches blancas
oigo una voz que canta muy cerca de mi pecho
una canción perdida a orilla de las aguas.


Un rumor imposible nacido de las hojas
verdes de los castaños escuchan mis oídos
y unas manos secaban el sudor de mi frente
con la bandera blanca de algún barco vencido
por los barcos piratas anclados en la nieve.


A través de los mares llevé las cabelleras
de las vírgenes negras muertas junto a la costa
con sus labios de fuego cubiertos por la sangre
de un capitán pirata sepultado en las olas
ardientes y saladas de mares tropicales.


Dormido en la cubierta bajo los cielos rasos
a la luz de la luna que clavaba en mis huesos
una canción traída por lejanos amores
vi florecer las aguas de labios y de besos
y vi cómo una lluvia de pájaros y flores
nos caía en la frente y humedeció los sueños.


Mientras que los caballos corren por las praderas
y están presos los barcos entre mares helados
tienen su vista fija todos los marineros
sobre la Cruz del Sur que derramó en mis labios
una voz que cantaba muy cerca de mi pecho.
(La sangre en libertad, 1931)

JOSÉ MARÍA HINOJOSA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada