domingo, 25 de octubre de 2015

NUESTRAS SOMBRAS.


Están abiertas todas las ventanas
de donde brotan sombras
que se estrechan sus manos hechas sombra
y llenan el espacio de contornos
que contiene el ritmo de la vida
y el ritmo de la mimbre sacudida
por vendavales agrios y gozosos.


De perseguir su rastro
tengo en mis manos dos llagas profundas
de donde mana libertad y amor
y la sombra que dan es sombra roja
que enrojece a los árboles sin hojas
y da viveza a pájaros sin plumas.


Las sombras se amontonan
y los ojos vidriosos de los muertos
y es inútil luchar para salvarse;
el Juicio Final es implacable
y el Padre Eterno avienta nuestros huesos.

(Orillas de la luz,1928)

JOSÉ MARÍA HINOJOSA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada