domingo, 18 de octubre de 2015

MAKTUB.



  El discípulo dijo al maestro:
-He pasado gran parte del día pensando cosas que no debía pensar, deseando cosas que no debía desear, haciendo planes que no debía hacer.
El maestro invitó al discípulo a dar un paseo por el bosque cercano a su casa. Por el camino, señaló una planta y le preguntó al discípulo si sabía que era.
-Belladona -respondió el discípulo-. Puede matar al que coma sus hojas.
-Pero no puede matar al que simplemente las contempla -dijo el maestro-. De la misma manera, los deseos negativos no te pueden causar daño alguno si no te dejas seducir por ellos.

PAULO COELHO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada