miércoles, 14 de octubre de 2015

FANDANGUILLOS DE HUELVA.

   
Para Adriano del Valle.

La Vijen ´staba labando
y tendiendo e´ner romero,
los pajarillos cantando
y er romero floreciendo.
(Letra de fandanguillos)


-Triin. Triin. -¿Quién es? -San Gabriel...
-¿San Gabriel...? -¿Está en casa
la rosa de Nazaret...?
-Pase, pase, Santo Arcángel,
Pase, pase, San Gabriel...


La Virgen María lavaba
con el agua del romero
un pañuelo de su novio,
de San José el carpintero.


-¿Quién es? ¿Quién es?
-El Arcángel San Gabriel
que un recado trae del cielo
a la flor de Nazaret.


-Bien venido seas, Arcángel,
bien venido seas, mancebo.
Cuelga tus alas de seda
en ese lindo perchero
que mi novio me labró
con los retoños del cedro
recogidos en los montes
cuando los desgaja el viento.
Si tú buscas a mi madre,
mi madre salió; en los cerros
busca flores para mí
que de flores me mantengo.


¿Qué quieres, qué quieres, Ángel?
¿Traes un regalo del cielo...?
Mira que las mozas no
reciben a los mancebos.


-No te turbe mi presencia,
niña de los ojos bellos,
que Dios me manda a anunciarte,
y sólo de Dios soy siervo,
que en la sangre de David
las profecías se cumplieron
y siendo Virgen, serás
Madre del Dios verdadero.


Cásate con San José
que traición no ha habido en ello;
mientras anoche dormía
Dios le reveló el misterio.
Besa esta vara de nardos
que de tu Esposo es el cetro
y al perfume de tus labios
Dios descenderá a tu cuerpo.
Sangre le dará tu sangre.
Leche le darán tus pechos.
Tus blancas manos caricias
y cabecera tu pelo.


Los nardos toma la Virgen,
temerosa, entre sus dedos.
¡Mariposas de rubor
parecen sus ojos bellos!
Y al rozar su casta boca
del blanco nardo los pétalos,
una rosa de Pasión
le ha florecido en el pecho.

(Andalucía la baja, 1926)

FERNANDO VILLALÓN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada