domingo, 25 de octubre de 2015

DEL CAMINO, PRELUDIO

XXXII

        Las ascuas de un crepúsculo morado 
detrás del negro cipresal humean...
En la glorieta en sombra está la fuente
con su alado y desnudo Amor de piedra,
que sueña mudo. En la marmórea taza
reposa el agua muerta.

XXXIII

      ¿Mi amor?... ¿Recuerdas, dime,
aquellos juncos tiernos,
lánguidos y amarillos
que hay en el cauce seco?...
      ¿Recuerdas la amapola
que calcinó el verano,
la amapola marchita,
negro crespón del campo?
      ¿Te acuerdas del sol yerto
y humilde, en la mañana,
que brilla y tiembla roto
sobre una fuente helada?...

ANTONIO MACHADO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada