martes, 15 de septiembre de 2015

RONSARD.



  Libre ya Platero del cabestro, y paciendo entre las castas margaritas del pradecillo, me he echado yo bajo un pino, he sacado de la alforja moruna un breve libro, y, abriéndolo por una señal, me he puesto a leer en alta voz:

Comme on voit sur la branche au mois de mal la rose En sa belle jeunesse, en sa premiére fleur,
Rendre le ciel jaloux de...

Arriba, por las ramas últimas, salta y pía un leve pajarillo, que el sol hace, cual toda la verde cima suspirante, de oro. Entre vuelo y gorjeo, se oye el partirse de las semillas que el pájaro se está almorzando.

...jaloux de sa vive couleur...

Una cosa enorme y tibia avanza, de pronto, como una proa viva, sobre mi hombro. Es Platero, que, sugestionado, sin duda, por la lira de Orfeo, viene a leer conmigo. Leemos:

...vive couleur,
Quand l´aube ses pleurs au point du jour l´a...

Pero el pajarillo, que debe de digerir aprisa, tapa la palabra con una nota falsa.
Ronsard, olvidado un instante de su soneto ¨Quand en songeant ma follatre j´acolle¨..., se debe de haber reído en el infierno.

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada