sábado, 19 de septiembre de 2015

FUEGO.


FUEGO


   Cae la tarde y ya es la hora
Tráete leña niño, que hace frío
Dale caña abuelo, que en mi locura
Estar despierto quiero hasta el rocío


   Mi retiro, me lo da la chimenea
El suspiro, del fuego que respira
La señal del humo que no quema
Al calor, la leña que arderá
Las llamas me acercan tu mirada
Lejana distante y apagada
Tú, que fuiste mujer enamorada


   Te encuentras en sus brazos amarrada
¡Lo miro! ¡lo miro! ¡lo miro!
Me ve, me calienta, me sustenta
Sentado, meditando en mi retiro
Bendigo el calor que me alimenta


   Cuando llegó a mí la soledad
Supe disfrutar de los recuerdos
Aprendí a vivir en libertad
Sin ti, salvadora de mis miedos
Rojo, naranja, amarillo, azul
Todo ello se desprende de su llama
Cerrados los sueños, en un baúl
Recuperando el alma tan lejana

Cañete, 2000.

JUAN MARCOSCLIMENT CARBONELL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada