martes, 15 de septiembre de 2015

EDUCACIÓN.


  El Presidente de los Estados Unidos William Howard Taft se hallaba una noche cenando cuando el más pequeño de sus hijos hizo un comentario irrespetuoso acerca de su padre.

Todos quedaron paralizados por la audacia del muchacho, y el silencio se podía cortar.

¨Pero, bueno¨, dijo la señora Taft, ¨¿no vas a castigarle?¨

¨Si el comentario se refería a mí en cuanto a padre, naturalmente que será castigado¨, dijo Taft. ¨Pero, si se refería al Presidente de los Estados Unidos, está en su derecho, porque la Constitución se lo permite.¨

¿Y por qué un padre va a quedar exento de la crítica que es buena para un Presidente?

ANTHONY DE MELLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada