jueves, 6 de agosto de 2015

EDUCACIÓN.



  Un filósofo que tenía un solo par de zapatos pidió al zapatero que se los reparara mientras él esperaba.

¨Es la hora de cerrar¨, le dijo el zapatero, ¨de modo que o puedo reparárselos ahora. ¿Por qué no viene usted a recogerlos mañana?¨

¨No tengo más que este par de zapatos, y no puedo andar descalzo.¨

¨Eso no es un problema: le prestaré a usted hasta mañana un par de zapatos usados.¨

¨¿Cómo dice? ¿Llevar yo los zapatos de otro? ¿Por quién me ha tomado?¨

¨¿Y qué inconveniente tiene usted en llevar en los pies los zapatos de otro cuando no le importa llevar las ideas de otras personas en su cabeza?¨

ANTHONY DE MELLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada