viernes, 24 de julio de 2015

LA POESÍA. LUIS CERNUDA.



Para tu siervo el sino le escogiera,
Y absorto y entregado, el niño
¿Qué podía hacer sino seguirte?


El mozo luego, enamorado, conocía
Tu poder sobre él, y lo ha servico
Como a nada en la vida, contra todo.


Pero el hombre algún día, al preguntarse;
La servidumbre larga qué le ha deparado,
Su libertad envidió a uno, a otro su fortuna.



Y quiso ser él mismo, no servirte
Más, y vivir para sí, entre los hombres.
Tú le dejaste. como a un niño, a su capricho.


Pero después, pobre sin ti de todo,
A tu voz que llamaba, o al sueño de ella,
Vivo en su servidumbre respondió: ¨Señora¨.

(Con las horas contadas, 1950-1956)

LUIS CERNUDA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada