viernes, 17 de julio de 2015

EL GENIO INTERIOR.


El poder de tu mente subconsciente es mucho mayor de lo que imaginas. Muchos expertos sostienen que la mayoría de nosotros utilizamos solo un diez por ciento de nuestra mente subconsciente. Sin embargo, después de leer este capítulo, entenderás por qué algunos creen que usamos menos del tres por ciento. Antes de explicaros algunas de las hazañas de las que es capaz la mente subconsciente, debo de hacer un par de aclaraciones.
Primero, has de saber a qué llamo mente consciente y mente subconsciente. Tu cerebro funciona en dos planos, y tú tienes acceso a solo uno de ellos, te das cuenta de lo que sucede en ese plano, el plano invisible para ti, es la mente subconsciente. Es así de simple; de hecho, todo en estas lecciones es simple.
Otro aspecto que necesita ser aclarado es la diferencia entre ¨cerebro¨ y ¨mente¨. El cerebro es ese órgano de entre mil trecientos y mil cuatrocientos gramos de peso que está dentro de tu cráneo. La mente trasciendo lo físico y por tanto es casi inaprensible. Existe una gran diferencia entre el cerebro y la mente, y hay libros que explican de forma muy detallada esas diferencias. Desde un punto de vista ¨occidental¨, el cerebro es la anatomía física y la mente es lo que el cerebro genera a través de su actividad. Desde un punto de vista ¨oriental¨, la mente es la fuente de los pensamientos suministrados al cerebro. Sin embargo, para el propósito de este curso, esta diferencia no es importante, de modo que utilizaré ambos términos indistintamente.
Descubrimientos recientes en el nuevo campo de la psiconeuroinmunología revelan que el cerebro no está confinado en el cráneo, sino que en realidad se extiende por todo el organismo.
La mente y el cuerpo ya no pueden considerarse dos entidades distintas. La mente puede controlar, directa o indirectamente, el cuerpo y viceversa. Esta nueva disciplina es apasionante pero, como decía, para nuestro propósito, puedes pensar en el cerebro simplemente como ese órgano arrugado que está dentro de tu cabeza.
Hace tan solo unas décadas la medicina oficial afirmaba que era imposible controlar nuestras funciones involuntarias, tales como el latido del corazón, la temperatura corporal y la prisión sanguínea. En parte estaban en lo cierto. Es imposible controlar las funciones involuntarias directamente. Pero pueden controlarse de forma indirecta comunicando esa intención a la mente subconsciente a través de la mente consciente.
Actualmente existe un método acreditado por la profesión médica para controlar las funciones fisiológicas involuntarias. Es lo que se conoce como biofeedback (o biorretroalimentación). Algunas de sus aplicaciones son regular la presión arterial y la frecuencia cardíaca, reducir el estrés y la ansiedad, y eliminar jaquecas y migrañas. Pero para poder disfrutarlo se necesita una prescripción médica, además de un aparato muy caro y sofisticado (y un técnico cualificado que lo maneje).
El biofeedback no es el único método para influir en tu mente subconsciente. Existen otros más fáciles y gratuitos. El propósito de este libro es explicártelos paso a paso.

HARRY W. CARPENTER.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada