domingo, 5 de julio de 2015

EDUCACIÓN.



  Hacia 1850, el pintor norteamericano James McNeill Whistler pasó una breve -y académicamente desafortunada- temporada en la Academia Militar de West Point. Cuentan las crónicas que, cuando le encargaron diseñar un puente, dibujó un romántico puente de piedra, sobre el que había dos niños pescando, flanqueado por idílicas orillas cubiertas de hierba. ¨¡Quite a esos niños del puente!¨, le dijo el instructor. ¨¡Esto es un ejercicio de ingeniería!¨

Whistler quitó a los niños del puente, los dibujó pescando desde una de las orillas del río y entregó de nuevo su ejercicio. El instructor bramó enfurecido: ¨¡Le he dicho que quite a esos niños! ¡Suprímalos totalmente!¨

Pero el instinto creativo de Whistler era demasiado fuerte. Cuando rehízo el dibujo, había ¨eliminado completamente¨ a los niños, efectivamente; ahora los había enterrado bajo dos pequeñas tumbas en la orilla del río.

ANTHONY DE MELLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada