lunes, 27 de julio de 2015

EDUCACIÓN.



  Cuando el joven rabino sucedió a su padre, todo el mundo empezó a decirle que no se parecía en nada a éste.


¨Al contrario¨, replicaba el joven. ¨Soy exactamente igual que el viejo. El no imitaba a nadie, y yo tampoco.¨

¡Sé tú mismo!
Guardate de imitar la conducta de los ¨grandes¨ si no posees la disposición interior que a ellos les movía a obrar.

ANTHONY DE MELLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada