jueves, 2 de julio de 2015

EDUCACIÓN.


Aquel anciano había pasado la mayor parte de su vida en la que se consideraba una de las más hermosas islas del mundo. Y ahora que había regresado a la gran ciudad para pasar en ella sus últimos años, alguien le dijo: ¨Tiene que ser fantástico haber vivido tantos años en una isla que es considerada como una de las maravillas del mundo...¨

El anciano reflexionó unos momentos y dijo: ¨Bueno... para serle sincero, si yo hubiera conocido la fama de la isla, la habría mirado con más detenimiento.¨

Las personas no necesitan que les enseñen a mirar. Necesitan tan sólo que las libren de las escuelas que las ciegan.

ANTHNY DE MELLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada