jueves, 4 de junio de 2015

LO NORMAL Y LO ESPERADO.

1

REALISMO Y CONFORMISMO

Seguramente Usted y casi todas las personas con quien convive, piensan de la misma manera; nacemos, crecemos, hacemos cosas que no nos gustan la mayor parte del tiempo, envejecemos, nos jubilamos y morimos, o tal vez sólo un poco de cada cosa; nacemos, crecemos, nos casamos, cuidamos de los jijos, y cuando ellos crecen y se marchan, nos deprimimos, envejecemos y morimos.
Si duda, Usted se habrá preguntado incontables veces si las cosas han de ocurrir necesariamente así o podrían ser diferentes. Es posible que haya comentado este tema con sus amigos, compañeros de trabajo y vecinos, pero lamentablemente no encontró respuestas y terminó resignándose, tratando de explicar su realidad a través de un proceso superior, tal vez kármico, en el cual no existe la menor posibilidad de intervención. Usted es la consecuencia y no la causa.
Por otro lado, una fuerza opuesta continúa palpitando en su interior. Y es tasn poderosa que, aunque adormecida, le permite intuir, durante fracciones de segundo, que todo podría ser diferente. Esa fuerza le hace saber que la salud, la riqueza y la amistad constituyen partes integrantes del ser humano, y que todos tenemos derecho a la Prosperidad, porque el Universo es inteligencia pura, creado para que todos podamos ganar y donde cada uno tiene el derecho de hacer lo que le guste y disfrutar de lo que haga.
Pero la otra parte vuelve a intervenir diciéndole: ¨Olvida todo esto, porque es una utopía, la vida es dura, vivir es sufrir, es demasiado tarde y no hay soluciones¨. Y de este modo Usted empieza a recordar todas las frustraciones, humillaciones y violencias que ha experimentado y que de alguna forma ha incorporado como parte de su ¨yo¨. Esta parte intenta convencerlo de que está predestinado a ser lo que es
¨¿Y el libre albedrío?¨, pregunta aquella otra fuerza. ¨Los seres humanos somos animales lingüísticos. El lenguaje crea nuestra realidad, nos diferencia de los otros seres y nos hace humanos. Toda codificación cerebral es lingüística; por lo tanto, si el cerebro se codifica linguisticamente, también puede descodificarse linguisticamente.
El conflicto continúa. En esta ambigüedad de conceptos, dos personalidades antagónicas conviven en su interior; bien-mal, rico-pobre, caliente-frío, duro-blando, emoción- razón, armonía-caos, o sea, el sistema binario universal. Usted se siente cansado de toda esta problemática filosófico-existencial. Y después de tanta lectura, tanto conocimiento y, a veces, tanta esperanza, todo continúa en la misma situación.
Analizando su propia existencia, acaba por concluir, entonces, que el futuro es apenas una repetición del pasado. Resignado por lo que respecta al futuro, Usted anda cabizbajo, con los hombros encorvados, mostrando al mundo, con la actitud de su cuerpo, quién es el perdedor en este juego mortal.

* * *

Mientras piensa en todo esto, ve un billete de un dólar en el suelo, delante de usted. Sin dudarlo lo recoge, y al darle la vuelta en un movimiento casi automático, ve escrito en letras muy grandes:

Si continúa haciendo lo que siempre ha hecho, continuará obteniendo lo que siempre ha obtenido.
Para conseguir algo diferente, tiene que empezar a hacer algo diferente.

Su primera reacción es de desaprobación al constatar que alguien fue capaz de escribir en un billete, y peor aún tratándose de un dólar.
Su mente Crítica se apodera de su inteligencia, y Usted se olvida del contenido del mensaje. Dobla y guarda el billete en su bolsillo, quizá como si se tratara de un amuleto.
Antes de entrar en su casa, frente a la puerta del edificio, oye el ruido de un coche que se aproxima lentamente. Es un Mercedes-Benz, y su chófer, con un uniforme que recuerda al de un guardia, le hace una señal en forma de V, con el índice y el dedo medio de la mano izquierda. A estas alturas, Usted ya no entiende nada y su mente crítica vuelve a intervenir.
En su casa, su mujer, cansada pero comprensiva, lo recibe con amabilidad. Sus hijos lloran y suena el teléfono. Ha transcurrido un día más. Igual al de ayer y probablemente no muy diferente del de mañana. (¡¡¡Esto es lo que Usted piensa!!!).

DR. LAIR RIBEIRO.
L

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada