domingo, 21 de junio de 2015

LA SOLUCIÓN AL PROBLEMA.


Cuando salí de su oficina no me imaginaba cómo se iría a solucionar mi dificultad, pero sí estaba convencido de que de un modo o de otro todo iría a cambiar para mí. Esa noche dormí tranquilamente, después de repetir en estado de calma y tranquilidad la oración, que entre otras cosas decía: ¨Señor, Tú que deseas la felicidad de tus hijos y que todo lo puedes, concédeme que yo encuentre una ocupación adecuada a mi condición y experiencia, para sobrevivir con mi familia. Sé que pronto encontraré lo que deseo, porque confío plenamente en Ti, y lo que quiero está en armonía cósmica¨. Esa noche tuve un sueño revelador. En él me veía fabricando pan en mi propia casa y vendiéndolo a mis vecinos, con mucho éxito, pues muchas personas lo compraban.

JOSÉ FARID.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada