miércoles, 10 de junio de 2015

LA PRIMAVERA.

¡Ay, qué relumbres y olores!
¡Ay, cómo ríen los prados!
¡Ay, qué alboradas se oyen!

Romance popular

  En mi duermevela matinal, me malhumora una endiablada chillería de chiquillos, Por fin, sin poder domir más, me echo, desesperado, de la cama. Entonces, al mirar al campopor la ventana abierta, me doy cuenta de qje los que alborotan son los pájaros.

   Salgo al huerto y canto gracias al Dios del día azul. ¡Libre concierto de picos, fresco y sin fin! La gplondrina riza, caprichosa, su gorjeo en el pozo; silba el mirlo sobre la naranja caída; de fuego, la oropéndola charla, de chaparro en chaparro; el chamariz ríe larga y menudamente en la cima del eucalipto, y, en el pino grande, los gorriones discuten desaforadamente.

   ¡Cómo está la mañana! El sol pone en la tierra su alegría de plata y de oro; mariposas de cien colores juegan por todas partes; entre las flores, por la casa ya dentro, ya fuera -, en el manatial. Por doquiera, el campo se abre en estallidos, en crujidos, en un hervidero de vida sana y nueva. Parece que estuviéramos dentro de un gran panal de luz que fuese el interior de una inmensa y cálida rosa encendida.

JUAN  RAMÓN  JIMÉNEZ

   




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada