jueves, 25 de junio de 2015

IDILIO DE ABRIL.



los niños han ido con Platero al arroyo de los chopos y ahora lo traen trotando, entre juegos sin razón y risas desproporcionadas; todo cargado de flores amarillas. Allá abajo les ha llovido -aquella nube fugaz que veló el prado verde con sus hilos de oro y plata, en los que tembló, como en una lira de llanto, el arco iris - . Y sobre la empapada lana del asnucho, las campanillas mojadas gotean todavía.

¡Idilio fresco, alegre, sentimental! ¡Hasta el rebuzno de Platero se hace tierno bajo la dulce carga llovida! De cuando en cuando, vuelve la cabeza y arranca las flores a que su bocata alcanza. Las campanillas, níveas y gualdas, le cuelgan, un momento, entre el blanco babear verdoso y luego se le van a la barrigota cinchada. ¡Quién, como tú, Platero pudiera comer flores... y que no le hicieran daño!

¡Tarde equívoca de abril!... Los ojos brillantes y vivos de Platero copian toda la hora de sol y lluvia, en cuyo caso, sobre el campo de San Juan, se ve llover, deshilachada, otra nube rosa.

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada