domingo, 21 de junio de 2015

EDUCACIÓN.


Un hombre decidió suministrar dosis masivas de aceite de hígado de bacalao a su perro Dobberman, porque le habían dicho que era muy bueno para los perros. De modo que cada día sujetaba entre sus rodillas la cabeza del animal, que se resistía con todas sus fuerzas, le obligaba a abrir la boca y le vertía el aceite por el gañote.

Pero, un día, el perro logró soltarse y el aceite cayó al suelo. Entonces, para asombro de su dueño, el perro volvió dócilmente a él en clara actitud de querer lamer la cuchara. Fue entonces cuan do el hombre descubrió que lo que el perro rechazaba no era el aceite, sino el modo de administrárselo.

ANTHONY DE MELLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada