lunes, 4 de mayo de 2015

VICENTE ALEIXANDRE.

(1898-1984)

Nació en Sevilla el 26 de abril de 1898. A los dos años se trasladó con su familia a Málaga y, en 1909, a Madrid. Estudió derecho e Intendencia mercantil. Trabajó en una compañía ferroviaria y como profesor auxiliar en la escuela de intendentes mercantiles. En 1917 conoció a Dámaso Alonso, gracias al cual entró en contacto con la poesía de Rubén Darío y empezó a sentir inclinación hacia la creación poética. En 1925 una tuberculosis renal le obligó a dejar el trabajo y a retirarse a Miraflores de la Sierra (Madrid). En 1926 empieza a publicar poesía en revistas como Litoral y Carmen y, por entonces, entabla amistad con otros miembros del 27. En 1934 se le concedió el Premio Nacional de Literatura por la destrucción o el amor. Durante la guerra civil, que coincidió con un período de reposo por su enfermedad renal, dio a conocer algunos romances en publicaciones de la zona republicana. Al término de la misma, comenzó una especie de exilio interior, retirado en su casa de la calle Velintonia número 3, centro de peregrinación de los nuevos poetas, quienes le consideraban una especie de guía o maestro. En 1949, superado ya el aislamiento al que fue sometido por el régimen franquista, fue elegido miembro de la Real Academia de la Lengua. En 1969 se le concedió el Premio de la Crítica por Poemas de la consumación y, en 1977, el Premio Nobel de Literatura. Murió en Madrid el 13 de diciembre de 1984.
Dos años más tarde, el poeta y crítico José Luis Cano publicó Los cuadernos de Velintonia, en los que se recogen numerosos e interesantes datos sobre la etapa de su vida comprendida entre los años 1951 y 1984.
Vicente Alixandre es autor de un libro en prosa, Los encuentros (1958), y de varios libros de poesía: Ámbito (1928), Espadas como labios (1932), Pasión de la tierra (1935), La destrucción o el amor (1934), Sombra del paraíso (1944), Mundo a solas (1950), Nacimiento último (1953), Historia del corazón (1954), En un vasto dominio (1962), Retratos con nombre (1965), Poemas de la consumación (1968) y Diálogos del conocimiento (1974).

Adolescencia

Vinieras y te fueras dulcemente,
de otro camino
a otro camino. Verte,
y ya otra vez no verte.
Pasar por un puente a otro puente.
-El pie breve,
la luz vencida alegre.

Muchacho que sería yo mirando
aguas abajo la corriente,
y en el espejo tu pasaje
fluir, desvanecerse.

VICENTE ALEIXANDRE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada