jueves, 14 de mayo de 2015

DOS POETAS ESENCIALES.


ANTONIO MACHADO (1875-1939) y JUAN RAMÓN JIMÉNEZ (1881-1958) son los autores de los que arranca toda la poesía contemporánea española. Ambos se forman en las corrientes estéticas más originales y renovadoras de los últimos años del siglo XIX; el modernismo y el simbolismo. Pero pronto superan estos modelos para buscar, cada uno por su lado, su voz propia y original.
La obra de don Antonio Machado es, en conjunto, más breve, aunque no de menor intensidad, que la de Juan Ramón. Menos experimentador de formas que aquél, la lírica de Machado alcanza, sin embargo, una hondura cordial, una visión humanizada -y con frecuencia dolorida- de hombres y paisajes a las que resulta muy difícil sustraerse. Es indudable que su poesía a enriquecido nuestro modo de ver y sentir las cosas. No podemos contemplar los álamos del Duero, las tierras de Soria, los jardines silenciosos y umbríos como antes de leer a Machado, porque su mirada ha enriquecido nuestra retina y ha hecho más amplia y solidaria nuestra percepción del mundo. Juan Ramón Jiménez es el arquetipo del poeta dedicado íntegramente a su tarea, entregado a una progresiva depuración de su obra, en busca de la perfección absoluta, y evoluciona desde una lírica sensorial y fuertemente impregnada de sentimentalismo hacia una ¨poesía desnuda¨, altamente conceptual y reconcentrada, que ha sido ejemplo de rigor y de exigencia artística para las generaciones posteriores.
Hoy es posible ya calibrar sin apasionamiento, con objetividad, la profunda repercusión de su obra en la poesía posterior. Lo expresaba así recientemente (1990) un gran poeta de la generación inmediata. Rafael Alberti, con palabras tajantes e inequívocas: ¨ Los dos, Juan Ramón y Antonio, siguen siendo para mí los dos más grandes poetas españoles de nuestro siglo ¨.

RICARDO SENABRE SEMPERE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada