domingo, 10 de mayo de 2015

ANTONIO MACHADO GENERACIÓN DEL 98.

Antonio Machado es, en su más honda significación histórica, el poeta de la generación del 98.. Aunque,, como veremos, trascienda superándole, ese síndrome de 98, desde él se fundamente el sentido de la obra poética machadiana.
Noventa y ocho como el eje inicial que artícula, en el caso de Machado, una estética intimista, volcada, ya a partir de su primer libro, en una reflexión sobre el hombre más allá de las inquietudes modernistas.

Antonio Machado, nace en Sevilla el 26 de julio de 1875.
Sus recuerdos en Sevilla son únicamente infantiles pues a la edad de 8 años se traslada con sus padres a Madrid.
En 1907 obtiene la cátedra de lengua francesa, que profesa en Soria. Allí conoce a su esposa. En 1917 es catedrático en el Instituto de Segovia. En 1927 es elegido acedemico de la Real Academia de la Lengua. Durante el año 1931 pertenece al claustro de profesores del Instituto Calderón de la Barca de Madrid. Comenzada la Guerra Civil española se traslada a Collioure (Francia). Donde muere el 22 de febrero de 1939.

EL VIAJERO

IV

Tierra le dieron una tarde horrible
del mes de julio, bajo el sol de fuego.
A un paso de la abierta sepultura,
había rosas de podridos pétalos,
entre geranios de áspera fragancia
y roja flor. El cielo
puro y azul. Corría
un aire fuerte y seco.
De los gruesos cordeles suspendido,
pesadamente, descender hicieron
el ataúd al fondo de la fosa
los dos sepultureros...
Y al reposar sonó co recio golpe,
solemne, en el silencio.
Un golpe de ataúd en tierra es algo
perfectamente serio.
Sobre la negra caja se rompían
los pesados terrones polvorientos...
El aire se llevaba
de la honda fosa el blanquecino aliento.
-Y tú, sin sombra ya, duerme y reposa,
larga paz a tus huesos...
Definitivamente,
duerme un sueño tranquilo y verdadero.

ANTONIO MACHADO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada