martes, 3 de febrero de 2015

LA ESPERANZA ¨UNA ACTITUD VITALIZADORA¨


La esperanza es parte de la vida positiva de los seres humanos. Mientras hay vida hay Esperanza, se dice popularmente. Y también: La Esperanza es lo último que se pierde. Estos dos conceptos son nacidos de la experiencia y la filosofía popular y no pueden equivocarse. Por tanto la Esperanza es un sentimiento y un pensamiento muy positivo, creativo y dinámico. Tener Esperanza fundamentada en la Confianza, el Amor y la Voluntad Positiva, es crear para nosotros mismos un ambiente presente y futuro, lleno de cosas buenas y felices.

Sin Esperanza no podemos vivir; tampoco sin Fe, sin amor y sin diligencia. Todos los humanos aspiran a una existencia mejor, en esta vida y en el Más allá. Esta es una aspiración natural, muy posible si sabemos cómo se logra. Desde que somos niños y comenzamos a pensar tenemos la Esperanza de ser mayores para ser como los adultos: Empresarios, Deportistas, Abogados, Amas de Casa (Las Niñas), etc. Y en los juegos infantiles imitamos a los mayores. Cuando estudiamos tenemos Esperanzas de culminar una carrera profesional. Después contraemos matrimonio y esperamos tener felicidad en nuestro hogar.

LA ESPERANZA ¨UN ALIMENTO ESPIRITUAL¨


Pero vienen las dificultades y problemas, que unos padecen con más intensidad que otros. Pero todos sentimos a veces que esa felicidad no se deja alcanzar. Y entonces, tal vez nos desesperamos. Pero es en tales ocasiones cuando hay que tener Fe, más Amor, más Esperanza y más Voluntad. La Esperanza es un alimento del Espíritu; si actuamos correctamente, con sabiduría e inteligencia, triunfaremos y lograremos lo deseado.

La Esperanza de ser felices, de prosperar económicamente, de sentirnos bien de salud, de amar y ser amados y de gozar la paz espiritual, procurando la armonía con todos, es Esperanza Altruista, porque nuestros deseos cuando se cumplan beneficiarán a otros de alguna manera; es una Esperanza Bienaventurada, Bendita, porque está en Armonía Cósmica, o sea de acuerdo con la Voluntad de Dios, quien protegerá nuestros propósitos y aspiraciones.

LOS QUE NO TIENEN ESPERANZA

Frecuentemente me visitan o encuentro personas que afirman que han perdido toda esperanza, sin conocer que la mayor parte de estos casos tienen solución. Algunas de estas personas referidas, aún les quedan esperanzas, aunque sean pocas. En medio del desaliento y las frustraciones, brilla todavía un rayo de luz. Por tal motivo me visitan. No han perdido del todo la Fe y esperan que quizás con una orientación puedan encontrar alivio.

Es posible que estos seres tengsan problemas económicos, hijos que alimentar, estén desempleados, enfermos o abandonados. Y se encuentren al borde de la desesperación y de la crisis nerviosa. Les sugiero que no deben aceptar que su situación es difícil o grave, y que no se resignen, porque eso significaría darse por vencidos. Y en cambio con serenidad piensen que van a actuar. Sé que es difícil para una persona en tales condiciones tener paz y sosiego, les digo que no les queda otra alternativa. Sin embargo, prosigo, esta calma y paciencia debe ir seguida de dos acompañantes poderosos: ORACIÓN Y ACCIÓN. Cuando oras y meditas en estado de quietud y relajación física y mental, te pones en contacto con tu YO SUPERIOR, que es la MORADA DE DIOS y con su actividad hallarás pronto alivio.

LOGRANDO LO QUE PARECE IMPOSIBLE

Muchos casos que se consideran sin esperanza son solucionables, si captas las Energías Cósmicas Positivas. Que también son transmitidas por personas preparadas y de vida correcta, que tienen Amor por sus semejantes y gran Fe en el Poder Supremo. Por lo cual tienen Energía Psicocósmica para FORTALECER EL AURA de otros. He tenido conocimiento de enfermos graves, personas abandonadas por sus familiares, fracasados económicamente, recuperarse y lograr aquello que parecía imposible que pudieran disfrutar de nuevo. Gracias a Dios he contribuido a que muchos consigan lo que parecía increíble de lograr.

Ahora bien, existen otros casos más dramáticos, de seres que pudiera decirse, que sí han perdido toda esperanza. Porque ni ellos ni otros ven ninguna solución a sus males. Por ejemplo, un moribundo que ha sido desahuciado, inválidos que no pueden valerse por sí mismos; personas que han perdido a un ser querido y están en el límite de la locura; gentes que no encuentran compañía sentimental debido a un grave defecto físico. Qué hacer en estos casos? He ayudado a algunas personas y sé que otros también han dado su ayuda. Los mismos pacientes han logrado un ¨MILAGRO¨, pues han podido aliviar sus sufrimientos; algunos moribundos se han recuperado. Una manera de ayudarlos es orar y meditar por ellos. Pidiéndole a DIOS que tengan paz en su espíritu, serenidad y tranquilidad. Asimismo, hacerles compañía si ello fuera posible, ayudarles en algo que necesiten, etc. Hablarles del Amor Divino, de la protección de DIOS, es darle un poco de ESPERANZA.

PENSAMIENTOS DE FE Y ESPERANZA

Ante estos casos, es conveniente alejar de la mente pensamientos de temor, tristeza, enfermedad y muerte. En cambio pensar y hablar sobre el Amor, la Fe, la Esperanza, la Salud, Paz y la Vida. Estos pensamientos ayudarían a dar alivio al Alma Atribulada y a tener una Esperanza en esta vida del ¨Más allá¨.

DIOS DEBE ESTAR SIEMPRE EN EL PRIMER PLANO DE TU VIDA

JOSE FARID H.


Suave esperanza, derrama sobre mí tu etéreo bálsamo y tus alas de plata sobre mi frente agita!
Jhon Keats.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada