martes, 25 de noviembre de 2014

TODO SE PONE COMPLICADÍSIMO...


   ¡ Simplifícalo !

     Ven, vamos a hacer de cada año el  ¨Año de la Gente ¨.
    Están de más el año del sabio, el del obrero, el del político, el del astronauta o el del patriota. Nos sobra el año de la administración, el del computador y el de la psicoterapia. Y el año del hombre, y el de la mujer. Cuánto más sencillo es un ¨Año de la Gente ¨común y corriente en el día de cada día y bajo un Sol que nos alumbra a todos.

   Este progreso vertiginoso en todas las esferas de la vida y los cambios continuos del mundo supermoderno nos pone la vida complicada.


    Dia a día se nos descarga encima más y más problemas desde los periódicos, la televisión y las emisoras de radio. La increible velocidad con que se extienden las noticias y problemas nos trae a todos mareados. La cabeza aturdida y el corazón desconcertado, vamos dando traspiés de acá para allá, sin meta ni esperanza.


    Para ser felices en este mundo lleno de lujos, cosas superfluas y superabundantes, nos falta una cosa:

     ¡ la sencillez !
     Plántate con las dos piernas cada mañana en la Tierra, en nuestra patria la Tierra, y di esto:

     ¨¡ Buenos, buenos días !

     Me alegro de vivir, de tener un techo encima, de que haya Sol, de que me guste la gente en mi pequeño paraíso, de que puedo trabajar y de que no necesito un coche enorme ni un abrigo de pieles para echarme a andar. 

       Tú, tranquilo... ¡ La cosa funciona !



EL AMOR NO MIRA
EL COLOR DEL PARTIDO

   la política bien hecha se fija antes que nada en la gente, En todas las reuniones, acuerdos y decisiones, la política auténtica se preocupa por el hombre en concreto, por su persona como individuo y como parte de la comunidad. La política auténtica dedica una atención muy especial a los problemas y apuros de la gente débil y sin poder. Hay que podar, si es preciso, los árboles más altos para que les llegue a las plantas de abajo la luz, el aire y la vida... y ese poco de Sol que todos sin  excepción necesitamos.
EN POLÍTICA: ¡ VOTA POR EL CORAZÓN !

A LA IZQUIERDA: 
PERSONAS.
A LA DERECHA:
PERSONAS.
POR TODAS PARTES:
PERSONAS.

  Salgo a la calle y no veo personas de izquierdas ni personas de derechas, sino sólo personas.
   En el torbellino del trabajo, del autobús, del metro y del tren, no veo personas de izquierdas, ni personas de derechas, sino sólo personas. Personas que tienen prisa. Voy al hospital y no veo personas de izquierdas, ni personas de derechas sino sólo personas. Personas enfermas, personas que sufren.

    ¿ Por qué hacer distingos entre las personas ?
    ¿ Por qué pegarles una etiqueta ?
    ¿ Por qué pintarlas de un color ?
   ¿ Por qué separar a las personas en buenas y malas, amarillas
      y rojas en personas de izquierdas y de derechas ?
    ¿ Por qué ?

     El que separa a las personas en bloques, bandos y frentes, convierte a las personas en enemigas. ¨Izquierdas ¨y ¨derechas ¨son palabras que usa la propaganda del poder como un cuchillo de matarife para separar a la gente en ¨bloques políticos ¨y plantar en medio el odio. Le dice la izquierda a la derecha:
         ¡ Dictadura de fachas !
         Le dice la derecha a la izquierda:
         ¡Dictadura de rojos !

  Y se echan en cara unos a otros el mismo insulto infamante.
   ¡ Acabemos con ese delirio estúpido !
   ¡ Basta ya de crear banderías que llevan a la violencia !
   No conviertas a ninguna persona en cómodo blanco para    disparar sobre ella tu letanía de la violencia.

   Tienes dos manos, una izquierda y una derecha. Extiende una mano hacia la izquierda y la otra a la derecha para hermanar a las personas entre sí.

 TANTO SI VOLVEMOS A VERNOS COMO SI NO:
¡ BIENVENIDOS A MI CASA SIEMPRE !

    La hospitalidad sin más es un lujo de los pobres y de la gente sencilla. Ser hospitalario con cualquiera que te salga al paso quiere decir: que le ofrezcas el corazón, la casa y lo que tengas, pero de manera que el otro pueda aceptarlos como cosa natural, sin sentirse rebajado. Nunca trates de imponerte; tiene que mandar la espontaneidad.
      La hospitalidad no es cosa que se aprende. No sale de los libros.
      La hospitalidad es una vocación a abrirse y compartir.
   La hospitalidad es una pieza del enigma, del verdadero ser  humano.

      ¡ PASA Y SIÉNTATE ! APAGAREMOS LA TELEVISIÓN.

PHIL  BOSMANS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada