sábado, 1 de noviembre de 2014

¿ QUÉ ES EL POLEN ?


  Las partículas de polen son el polvillo fecundante de la plantas. Si miramos estas partículas con el microscopio, veremos una especie de polvillo, una infinidad de esporas y una multitud de formas artísticas que varían dependiendo de la planta de la que procedan. Cada una estas partículas puede dar lugar a una nueva planta, a una hierba, a un matorral o a un árbol. Así pues, la composición de una partícula de polen es extremadamente compleja y aunque en la actualidad ya se conocen más de 100 componentes, el análisis completo de un grano de polen todavía está muy lejos de poderse realizar.

  Existen dos tipos de polen: el polen anemófilo, transportado por el viento y por lo tanto muy abundante, y el polen entomófilo, transportado por las abejas y mucho menos abundante. Tanto en todos los árboles coníferos ( abetos, pinos, alerces, etc. ) como en las hierbas, la polinización es anemófila, ya que en el momento de la floración. el viento transporta su polen en grandes cantidades y sobre amplias distancias. Este polen se acumula sobre todo sobre las aguas y por ello, tanto los estanques como los pequeños y tranquilos lagos a menudo se ven recubiertos por una espesa capa de polen.

  Sin embargo, en la mayoría de las plantas, la polinización se lleva a cabo a través de las abejas y de otros insectos. Las abejas aseguran la fecundación de un 80% de las plantas, mientras que las mariposas, los abejorros, etc. se ocupan de fecundad el otro 20%. Además del néctar que las abejas recogen al volar de una flor a otra, también recogen algo de polen que mezclan con un poco de néctar para formar pequeños granos que adhieren a sus patas traseras. El polvo de polen está formado de polen: una carga de polen pesa aproximadamente unos 20 mg y contiene cerca de cuatro millones de partículas de polen. Para poder recolectar una carga como ésta, una abeja tarda más o menos una hora. Una cucharadita de café llena de polen contiene aproximadamente 1200 de estos pequeños granos, o sea, en total, varios miles de millones de partículas de polen, cada una de las cuales posee la facultad de poder dar nacimiento a una nueva planta.

  En el reino vegetal, las abejas juegan un papel primordial al asegurar la reproducción de las especies; las abejas no transportan el polen a ciegas, puesto que gracias a sus circuitos, donde liban las flores de una misma especie, inseminan también las flores de esa misma especie. El polen cambia de color según la planta a la que pertenezca: hay polen blanco, amarillo, rojo, verde y violeta con infinidad de matices. Cuanto más multicolor es el polen, de más clases de plantas procede y más apreciado resulta por el ser humano. El polen es tan vital para las abejas como lo son ellas mismas para las plantas. Las abejas alimentan a sus larvas con polen, gracias al cual pueden llegar a multiplicar 1500 veces su volumen en una semana. Las abejas jóvenes también son alimentadas con polen. Además, el polen también es transformado en " pan de las abejas " y almacenado en celditas de miel. De esta forma, el polen permanece fresco durante años. Las abejas también utilizan el polen para fabricar la miel y la jalea real, el alimento de la reina. Una colonia de abejas de tamaño normal consume de 40 a 50 Kgs de polen por año.

  El polen es recogido en las colmenas por medio de una " trampa para polen ", consistente en una rejilla o en una placa metálica agujereada como un colador, por la que deben pasar las abejas antes de poder entrar en la colmena. El polen va cayendo de sus patas traseras en un recipiente específico. Con todo, para no perjudicar a las abejas, solo se puede recolectar un 10% del polen que hayan recogido, ya que ellas mismas necesitarán el polen restante. Para que puedan conservarse, el polen debe ser secado y ésto se hace mediante rayos infrarrojos o aire caliente a una temperatura de 25 a 39 grados centígrados. Si se guarda en un recipiente de cristal o de plástico, si el polen está bien seco, puede conservarse perfectamente durante un año. Cuando está bien secado, su aspecto es granulado, pero si los granos de polen están húmedos, es porque contiene humedad y entonces se conservan durante mucho menos tiempo, Si se mezcla con miel, la conservación del polen se convierte practicamente en ilimitada.

K.A. BEYER.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada