martes, 25 de noviembre de 2014

LOS REMEDIOS DE LA ABUELA, OTOÑO CAIDA DEL CABELLO Y ESTREÑIMIENTO.


En una ocasión, charlando ( ¨ platicando¨, que dicen los mayores en mi tierra ) unas cuantas personas en casa de una de las familias del pueblo, escuché una frase que me hizo pensar bastante, y es la siguiente: ¨ La gente somos como los árboles: ellos pierden sus hojas en otoño y nosotros el pelo ¨. Curiosamente, en vez de echarse a reír como si de un chascarrillo se tratase, los hombres asintieron taciturnos meneando la cabeza arriba y abajo. Más adelante supe que esto era una gran verdad, y especialmente el género masculino sufre una importante pérdida de cabello durante esta época.
Mi querida abuela tenía varias recetas contra la ALOPECIA, y una de ellas está especialmente indicada para estas ocasiones en las que el menoscabo del cabello no es crónico, sino que está provocado por circunstancias tales como, por ejemplo u como nos atañe, la llegada de la estación otoñal, ya que su uso fortalece el bulbo piloso e incrementa el riego sanguíneo periférico

Para confeccionarla necesitaremos:

  • ½ botella de ginebra de calidad.
  • 15 gramos de escrofulario.
  • 15 gramos de romero.
15 gramos de bardana.

Picaremos bien las hierbas secas en un molinillo y lo añadiremos a la ginebra, dejando macerar durante 12 días. A continuación filtraremos bien el preparado y le añadiremos ¾ de litro de agua destilada. Guardaremos este líquido en tres o cuatro tarros que cierren herméticamente.
La manera de utilizar esta receta es a modo de fricciones sobre el cuero cabelludo, a razón de una aplicación diaria con 7 u 8 cucharadas del preparado.

ESTREÑIMIENTO

Ya pasada la época más cálida, y cuando comienza a azotar el viento fresco y la lluvia, nosotros también cambiamos nuestros hábitos alimenticios: se comienza a tomar platos con más calorías, suele menguarse el consumo de frutas y las ensaladas pasan a un segundo plano. Esta variación en nuestra dieta origina, en muchas personas propensas a ello, un estreñimiento pasajero pero ciertamente molesto, fruto de un menor consumo de fibra y un aumento en la cantidad de grasas e hidratos de carbono refinados ( arroz, pastas, pan blanco, etc. ).
Conseguiremos un alivio rápido de nuestro intestino si seguimos este tratamiento, que no daña las delicadas paredes intestinales y, sin embargo, ejerce un efecto excelente en este tipo de estreñimientos eventuales:
Nos abstendremos de tomar alimentos después del mediodía, sustituyendo nuestra cena habitual por un plato compuesto por:

  • 150 gramos de zanahorias cocidas.
  • 100 gramos de dátiles sin pepita.
100 gramos de ciruelas dulces sin pepita
( en su defecto utilizaremos 50 gramos de ciruelas secas).
Dos cucharadas soperas de carbonato de magnesio
( a la venta en centros de dietética ).

Se machacarán bien los cuatro ingredientes o se pasarán por la batidora hasta formar un pure´, añadiendo un poquito de agua si la mezcla fuera demasiado espesa. Este plato resulta agradable de sabor y, si hemos tenido la precaución de ayunar desde la hora de la comida, a la mañana siguiente tendremos el éxito asegurado.
Este tratamiento tan sencillo y natural puede seguirse durante varios días si el estreñimiento es pertinaz, ya que no es agresivo con nuestro intestino y se compone de alimentos y sustancias de alto valor nutritivo.

ANA FDEZ. MAGDALENA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada