sábado, 15 de noviembre de 2014

GENES Y HORMONAS.


En conjunto, tanto los genes ( unos del padre y otros de la madre ) como las hormonas ( cuya cantidad, calidad, etc., dependen en gran medida de los propios genes ) son los principales motores del crecimiento. Así por ejemplo, y en general, la talla baja de los padres indica una más que probable escasa altura de los hijos, aun cuando hay que recordar que en nuestros propios genes hay también información de nuestros padres, que influye para bien y para mal. En el caso del peso, la situación es muy parecida.

Considerando la herencia, los especialistas aportan una fórmula que nos permite hacernos una idea de la altura de los hijos en función delsexo y la altura de los padres ( hay que utilizar estas fórmulas empleando las alturas en cm; el margen de error es del 5 % ):

NIÑO ( altura madre + altura padre ) + 13 partido por 2

NIÑA ( altura madre + altura padre ) - 13 partido por 2

Del mismo modo que heredamos una probable altura o un probable peso, heredamos también una velocidad de crecimiento, de tal forma que se da por supuesto que los ¨ tirones ¨ que se producen en la infancia y en la pubertad están codificados por los genes. Sin embargo debe tenerse en cuenta que, puesto que las combinaciones de genes que pueden darse son muy distintas, cada hijo es un mundo diferente y presenta distintas carasterísticas de crecimiento. Para incluir este factor, disponemos de otra fórmula orientativa a la hora de valorar la talla definitiva del niño, partiendo de la altura a la edad de 2 años tomada en cm:

NIÑO ( talla a los 2 años por 2 ) + 5 = talla adulta en cm

NIÑA ( talla a los 2 años por 2 ) - 5 = talla adulta en cm

Considerando las hormonas y su influencia sobre el crecimiento, debemos recordar que las más importantes son la del crecimiento o GH, las sexuales ( andrógenos y testosterona en los niños y estrógenos en las niñas ) y las tiroideas. La GH, que se libera especialmente durante las horas de sueño ( de aquí la importancia de respetar las horas de sueño en los niños ), colabora en el aumento de tamaño delos órganos, todos en general y, particularmente, en los sistemas óseo y muscular; su producción es continua durante la infancia y la pubertad, si bien se ve reducida lentamente a partir de esta edad, se mantiene dentro de unos mínimos durante el resto de la vida, desaparecerá hacia los 50 años favoreciendo los signos de envejecimiento.

Las hormonas sexuales participan evidentemente, sobre todo, en el desarrollo de los órganos sexuales, pero también en el crecimiento de los músculos, en especial los andrógenos ( por realizar esta función, se trata de hormonas de tipo anabolizantes ). Hacia los 7 u 8 años, este tipo de hormonas comienzan a producirse de forma considerable; hay un notable ¨tirón ¨en estos meses, al que denominamos pico endrogénico o suprarrenal por ser estas hormonas las responsables del mayor crecimiento que se observa en tales fechas.

También son hormonas las que desequilibran la igualdad en altura y peso que se observa entre ambos sexos hasta los 10 años. A partir de este momento se produce en las mujeres la explosión hormonal, de manera que hacia los 13 años puede observarse una diferencia de 2 a 2,5 años entre niños y niñas, siempre en favor de estas últimas y tanto en el crecimiento como en el desarrollo. Ahora bien, las hormonas sexuales femeninas – los estrógenos – no sólo posibilitan que hacia los 13 años se produzca la primera menstruación o menarquía, con crecimiento de las mamas, ensanchamiento de las caderas y distribución del vello de forma ya adulta, sino que, además, hacen que la osificación de los huesos se produzca con mayor rapidez ( durante la infancia los huesos son más catílago que tejido óseo; de ahí que se denominen ¨huesos de goma¨), limitando en el tiempo las posibilidades de crecimiento. Por último, hacia los 15 a 16 años el potencial de crecimiento de las niñas casi a finalizado.

En el caso de los niños, el ¨ estirón ¨ se inicia hacia los 12 años; se agrava la voz y aumenta la musculatura, el tamaño de los genitales y el desarrollo de vello; hacia los 14 o 15 años tendrán la primera eyaculación.

TXUMARI ALFARO
PEDRO RAMOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada