sábado, 15 de noviembre de 2014

EL PRINCIPITO " UNO "


Tenia yo seis años cuando una vez vi un hermoso dibujo en un libro sobre la selva virgen que se titulaba “ Historias vividas “. Representaba a una serpiente boa que se devoraba a una fiera. Aquí arriba está la copia del dibujo.

El libro decía: “ La serpiente boa se traga a su presa entera, sin masticarla. Después no puede moverse y duerme seis meses, el tiempo que dura la digestión “.

Esta lectura me hizo reflexionar mucho sobre las aventuras de la selva, y después de intentarlo varias veces, logré al fin trazar con un lápiz de color mi primer dibujo. Mi primer dibujo era así.

Mostrar mi obra de arte a las personas mayores y les pregunté si les daba miedo mi dibujo. Me respondieron:

_¿ Por qué tiene que asustar un sombrero ?

Mi dibujo no era el de un sombrero. Representaba a una serpiente boa que dijería a un elefante. Entonces dibujé el interior de una serpiente boa para que las personas mayores pudieran comprender.
Ellos siempre necesitan explicaciones. Mi dibujo número dos era así:

Las personas mayores me aconsejaron que dejara de dibujar serpientes boas abiertas o cerradas y que me dedicara un poco más a estudiar la geografía, la historia, la gramática y el cálculo. Así fue cómo a los seis años de edad, abandoné la magnífica carrera de pintor. Me sentía desalentado por el fracaso de mis dibujos uno y dos. Las personas mayores no pueden comprender nunca por sí mismas, y es molesto para los niños tener que darles siempre explicaciones.

Tuve que aprender otro oficio, y me dediqué a estudiar para piloto aviador. Volé un poco por todo el mundo. Efectivamente, la geografía me sirvió de mucho. Al primer golpe de vista sabía distinguir perfectamente. China de Arizona. Es muy útil, sobre todo si uno se pierde durante la noche.

En el curso de mi vida tuve muchísimas relaciones con gente seria. Conviví mucho con personas mayores. Las he visto de cerca, pero no ha mejorado la opinión que tenia de ellas.

Cuando encontré alguna que me parecía un tanto lúcida, la sometí a la experiencia de mi primer dibujo, que siempre he conservado. Quería saber si verdaderamente era una persona comprensiva. Siempre me contestaron: “ Es un sombrero “. Entonces no les hablaba de serpientes boas, ni de la selva virgen, ni de las estrellas. Me ponía a su altura y les hablaba de bridge, del golf, de la política y de corbatas. Y las personas mayores se quedaban muy satisfechas de haber conocido a un hombre tan razonable.

ANTOINE DE SAINT- EXUPÉREY.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada