jueves, 23 de octubre de 2014

LA ESPIGADORA.


  ¿ Vas a espigar, Isabel ?
  ¡ Cuánto siento, criatura,
que bese el sol esa piel
que tiene jugo y frescura
de pétalos del clavel !

  Sé que espigar necesitas,
porque aunque al sol te marchitas,
no es bueno que huelgue y duerma
quien tiene cuatro hermanitas
y tiene a su madre enferma.

  Más díganme humanos ojos
si te hizo la Naturaleza
para que en esos rastrojos
hieran tus pies los abrojos
y abrase el sol tu cabeza.
  Entre pintados cristales
de alcázares ideales
hay cien reinas poderosas...
  ¡ Para las más bellas cosas
no tiene el mundo fanales !

  Isabel; no puedo amar;
no puedo abrirte la puerta
de mi pecho y de mi hogar,
porque a otra Isabel, ya muerta,
se los juré consagrar.

  Y eres tan bella, Isabel,
que tengo duda cruel
de si serás sombra bella
de aquella eclipsada estrella
que viene a ver si soy fiel.

  Lo digo por tus miradas,
que parecen oleadas
del piélago de la gloria
y no pobres llamaradas
de bella mortal escoria;

  lo digo porque me suena
tu voz a salmo cristiano;
lo digo porque eres buena,
porque eres casta y serena
como noche de verano.

  ¡ Isabel; no puedo amar !
Dios sabe que si pudiera
partir contigo mi hogar
ahora mismo te dijera;
-No vayas, niña, a espigar,

  que cerca de ese desierto
tengo una casa y un huerto
que en tolda un viejo parral
donde estarás a cubierto
del beso de mi rival,

  y si espigar necesitas...
¡ descanse mi reina y duerma !
que está en mis trojes benditas
él pan de tus hermanitas
y el pan de tu madre enferma.

  Más ni estas puras y sanas
constelaciones  cristianas
puedo pedir al amor...
 ¡ Dijeran lenguas villanas
que andaba en ella tu honor !

  Vete a espigar, moza mía,
que si el mundo fuese honrado,
como tu honor merecía,
contigo a espigar iría
quien sabe lo que es sagrado;

  contigo se fuera, hermosa,
por el desierto ardoroso,
quien tiene por cierta cosa
que nadie mancha una rosa
si no es un reptil baboso.

  En el rincón de ese ardiente
desierto que el sol calcina
tengo yo un prado riente
con una pomposa encina,
y una purísima fuente,

  y bajo el palio frondoso
que apaga el fuego del cielo,
yo te dejara gozoso
oyendo el decir copioso
del agua del regatuelo,

  y yo, afrontando fatigas
bajo este cielo que arde,
diera envidia a las hormigas
para llevarte a la tarde
rubias manadas de espigas.

  ¡ No puedo, sol de mis ojos !
  Tendrás que ir sola, Isabel,
para que en esos rastrojos
hieran tus pies los abrojos
y el sol mancille tu piel.

  Tendré que verte a la vuelta,
cuando a tu pobre hogar vayas,
la trenza del jubón suelta,
rotas las pulidas sayas,
la cabellera revuelta,

  con polvo y sudor pegado
sobre tus sienes el pelo,
y hundido el seno abultado,
y el alto dorso encorvado,
y el casto mirar al suelo.

  Y fuerza será que vea
cómo el sol de los rastrojos
tu piel de rosa broncea
y como escalda y orea
tus húmedos labios rojos.

  Más vete sola, Isabel,
que, aunque me cauce dolor
que el sol mancille tu piel,
es más injusto y cruel
que el mundo empañe tu honor.

  Mejor que un decir artero
mil veces llorar prefiero
bellezas que el sol se lleve...
  ¡ Virgen de bronce te quiero
mejor que Venus de nieve !


JOSÉ Mª GABRIEL Y GALÁN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada