domingo, 19 de octubre de 2014

EL TEMOR NACE SIEMPRE DE LA IGNORANCIA.



   Es una vergüenza para él que su tranquilidad en una época peligrosa se derive de la presunción de que, como los niños y las mujeres, pertenece a una clase protegida; o que busque una paz temporal, apartando sus pensamientos de la política o de las cuestiones engorrosas, ocultando su cabeza como el avestruz en los arbustos floridos; atisbando por los microscopios o traduciendo versos, como silba un niño para mantener su valor en la oscuridad. Si hace eso, el peligro sigue siendo un peligro y el temor se hace aún peor. Debe hacerle frente varonilmente. Debe mirarlo a los ojos y escudriñar su naturaleza, reconocer su origen, que no está muy atrás. Así encontrará en sí mismo una perfecta comprensión de la naturaleza y de la extensión de ese peligro, sabrá por dónde asirlo y en adelante podrá desafiarlo e imponerse a él.


RALPH W EMERSON.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada