sábado, 4 de octubre de 2014

BAHIA DE CADIZ.



  Sobre el mar,  navegadora,
va la voz del viento inflada.
Verbena, montaña rusa,
tiovivo azul de las aguas.
Una ola va  a lo alto,
otra a lo profundo baja,
y aparece San Cristóbal
llenando su palangana,
fregoteando en las nubes
el rubio sol de sus barbas.
Rompe el mar cristales verdes,
y los vientos descerrajan
los horizontes, y oxidan,
con su orín, dulces naranjas.
¡ Pena de la vida tiene,
si al mar no pueden, las anclas !
En abordajes confusos
el viento esgrime sus hachas,
desguazando así la noche
con relámpagos de plata,
y un pez en traje de luces,
de lentejuelas y escamas,
goyesco, sobre las olas,
con garrocha de oro, salta.

 ADRIANO DEL VALLE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada