jueves, 23 de octubre de 2014

ÁNGELES CON ALAS EN EL CORAZÓN.


  Les voy a contar una historia, que nos ocurrió a mi esposa y a mí el día 8 de  Octubre del 2014.

  A las tres de la madrugada del día antes mencionado, estábamos esperando nuestra familia y nosotros, al taxi que venía a recogerlos para trasladarlos al aeropuerto de Málaga, ya que tenían la salida del avión a las 6´30 horas: con destino a Barcelona.
  Cuando llegó el vehículo que estábamos esperando, cargamos el equipaje, nos estuvimos despidiendo, que por cierto alguien dijo, " mirar si falta alguna cosa más que se haya quedado en casa, a lo cual respondimos que todo estaba en orden ", tal vez, porque entre los familiares iban dos niños pequeños y tenían más preocupación por el bienestar de los " Peques " a horas tan despectivas para ellos, que el revisar si estaban las maletas. Una vez que nos habíamos despedido y regresamos de vuelta a casa, en una distancia aproximadamente de unos tres metros; nos dimos cuenta de un bolso que se habían dejado, con el nerviosismo lo primero que hicimos fue llamar por el móvil. ¡ Pero él, no estaba en condiciones de hacernos ese gran favor !. Entonces optamos por ir a coger el coche que lo teníamos en la cochera, a una distancia de unos quinientos metros más o menos, para  que de alguna manera poder darle alcance al vehículo que nos presidía, aunque el ir a sacarlo y ponernos en la autovía por lo menos pasaría diez minutos que ya nos llevarían de adelanto; imposible de contactar con ellos aunque probamos de vez en cuando con el móvil, por si en algún momento hubiésemos contactado, pero no era nuestro día para ello, y en ese caso no habría ninguna noticia relevante que apuntar. Según ellos llamaron en varias ocasiones, pero fue inútil, ya que el teléfono como estamos comentando tenía su día libre y no estaba por la labor de hacernos un buen servicio.

  " Quiero hacer una reflexión para mí, antes de proseguir con el relato en cuestión: Y es que en la mayoría de las veces que nos pueda ocurrir algo, como nos pasó a nosotros, el llevar a tú lado a la persona a la que quieres con todo tú corazón y en la que confías es, muy importante ". 

  Tuvimos la suerte, que al ser de noche, apenas había circulación y eso contribuye a aflojar los nervios que pueda uno tener, en momentos tan tensos, que se desarrollan, de pensar que no se llegue a tiempo después del esfuerzo.
   Una vez que te encuentras en la ciudad de Málaga, y los indicadores te anuncian el camino a seguir para el aeropuerto es otro dilema... ¿ Porqué no ponen en las señales los aviones que se vean a gran distancia y más grandes ? ¿ No sería mejor que habilitaran un carril para el aeropuerto ?.
   " No que se vuelve uno loco ", de tanto mirar en la posición que se encuentra el avión, que si a la izquierda, que si de frente que sí al otro lado, en fin, esto no tiene peligro, si apenas hay circulación, pero si lo hace uno a horas distintas, como se come esto. Por favor; que no se diga siempre que la circulación está mal, procuremos hacerlo nosotros un poco mejor día a día.

   Con todas estas advertencias me estoy olvidando de los " ÁNGELES CON ALAS EN EL CORAZÓN ".

   Cuando llevas un tiempo, sin ir con regularidad a un lugar, y circulas por una vía donde no tienes costumbre de hacerlo, te puede pasar de todo. Y es lo que me ocurrió a mí.
    En primer lugar me salí de la autovía, porque el dichoso avión, no lo encontraba; gracias al primer Ángel me pude incorporar nuevamente, cuando el chaval me vio tan apurado, me dijo ven detrás de mí para que te indique como incorporarse nuevamente. Creo que si no hubiera estado trabajando, se abría montado con nosotros en el coche, para indicarnos el camino: pero claro estábamos en un polígono industrial y tenia que descargar carne, aunque con las indicaciones que nos dio no tuvimos ninguna pérdida para ponernos a mi esposa y a mi a las puertas de la Torre de Control del aeropuerto.

    Muchisimas Gracias por esa gran colaboración tan desinteresada, con las prisas no te pregunté tu nombre, espero que alguna vez nos veamos, sigue informando como a mí, a cualquiera que necesite algo, personas como vosotros hacen mucha falta en este mundo, a veces tan complicado.

    A esta nueva entrada al aeropuerto, quiero recordar otras observaciones. ¿ Cuando pone salida que trabajo, cuesta añadir AVIONES, y en la llegada igual ? Las personas que todos los días transitan el lugar están acostumbrados y lo verán correcto de esa forma: pero los no habituales lo agradecerán.

    En esta entrada es donde me encontré a Mi Segundo Ángel. Iba a recoger su vehículo, después de su jornada de trabajo en el aeropuerto. Me dio igual que el Primer Ángel las indicaciones para poder llegar, pero le insistí tanto, que se subió en el coche y me indicó hasta el lugar donde teníamos que pararnos. para poder entregar el bolso a los familiares. En ese momento nos bajamos, y mí esposa fue a ver si todavía no habían pasado los controles, para poder entregar el resto del equipaje. Mientras que esperábamos a que volviese ella con noticias, nosotros estuvimos charlando de algunas cosas, como por ejemplo, contarnos algún que otro chiste, que esto viene muy bien en la mayoría de las ocasiones, también le comenté la forma de poder coger de regreso la autovía para la costa de Granada, y ese día tenía como se suele decir el " Santo de cara ", y me dijo no te preocupes por eso, ahora cuando terminemos de esto, y vayamos a recoger mi coche, te vienes detrás de mí y yo te indicaré la salida. Así lo hicimos y me salió todo redondo gracias a estas personas tan maravillosas que a veces se encuentra uno en la vida.
   Por cierto Mi  Segundo Ángel se llama ISMAEL, trabaja con una máquina de limpieza en el aeropuerto de Málaga, lleva unos años ya, y seguro que como lleva la vida ayudando a los demás, tiene el trabajo asegurado. A veces no le damos importancia al trabajo de estas personas, tanto con máquinas cómo a pié, y si no fuera por ellos, no sé como estarían estas grandes superficies, muchas gracias por mi parte del trabajo que realizáis; sí en otra ocasión voy por allí, no dejaré de preguntar por ti. Muchas gracias de todo corazón; y si alguna vez vienes tú ya sabes donde encontrarme.
    Un abrazo muy grande por ser como sois " LOS ÁNGELES CON ALAS EN EL CORAZÓN ".


  Y como limpian
las maquinillas,
si el que las lleva,
sabe limpiar.

 Maquinita mía
limpia hoy rápido,
y con primor.

 Para que mañana
vayamos más despacio,
y lo hagamos mejor.


 ¡ Y, no dejemos atrás,
las limpiadoras
de a pié !

 También hacen
un papel muy
importante.

 Limpiando los rincones,
que se transforman
en vértices, columnas,
triángulos...

 Donde las maquinitas
hoy por hoy.
 No pueden llegar.


Francisco Domínguez.



























francisco
 




   
   
  
























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada