sábado, 30 de agosto de 2014

ADOLESCENTES.

   Evita que sean violentos.

  Sucede a menudo: Un rechazo amoroso, un suspenso o no poder comprar las zapatillas que están de moda degenera en una actitud violenta del adolescente hacía su familia. Para evitarlo, es imprescindible que los chavales aprendan a aceptar los desengaños y las negativas desde pequeños. Conviene enseñarles que la violencia es un mal camino para solucionar los problemas. Si tus hijos se acercan a la adolescencia, controla lo que dices y haces delante de tus hijos, porque eres su modelo favorito. Ya sabes que los pequeños imitan todo lo que ven.

  No les concedas excesiva autonomía. A los niños no les conviene poder tocar, ver u oír ciertas cosas: Una pelea, como gritan sus padres, etc., cuando se enfrentan a situaciones que no pueden controlar, corren el riesgo de frustrarse y reaccionar violentamente.

  Filtra, en la medida de lo posible, los medios por los que les llega la cultura de la violencia: Vigilan lo que ven en televisión, selecciona sus juguetes, lectura etc.

  Convenceles de que acudir a un adulto cuando presencien una situación violenta no implica ser un chivato, sino informar para evitar que alguien salga herido.

  Enseñales que el colegio es un lugar seguro y que, si no hay problemas, pueden confiar en los adultos que se encargar de su educación.

No recuerdo el Autor,  pero alguien lo escribió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada